viernes, 6 de junio de 2008

Libro de condolencias

¿Quieres expresar tu solidaridad, valoración, recuerdos, rabia? Éste es el lugar. Haz un comentario

28 comentarios:

Miguel Martínez dijo...

Es asombroso como esta Administración toma decisiones sin ninguna valoración, sin ningún debate, envolviéndolas en mentiras.
Es indignante el desprecio que los trabajadores de la educación pública sufrimos por el hecho de serlo.
Es peligroso el método de "ordeno y mando" por el que se nos usurpa nuestra capacidad de decidir sobre importantes aspectos de nuestra vida.
Comparto la idea de que la Consejería está llevando una poítica de "tierra quemada"; efectivamente están desmantelando todo lo que a ellos les suena a "logse" sin importarle los posibles efectos.
Desprecian la formación, desprecian la innovación, desprecian a los asesores y a los profesores, desprecian a la escuela pública y desprecian la educación.
Pero esta vez no nos vamos a quedar parados.

Antonia Macías dijo...

Me gustaría recordar algunas cosas que vivimos hace tiempo los maestros y profesores que tenemos ya bastantes años de profesión a la espalda.

A principios de los 80, la mayoría de los docentes que queríamos formarnos más, porque acabábamos de salir de la Escuela de Magisterio o de la Facultad, teníamos que pagarnos la formación de nuestro bolsillo, generalmente en las famosas y siempre recordadas Escuelas de Verano. Claro, teníamos que hacerla principalmente en Julio, porque durante el curso, saliendo a las 5 de clase, como era mi caso, difícilmente llegábamos desde la periferia a las escasas entidades que entonces ofrecían formación.

Cuando se abrieron los primeros Centros de Profesores (CEP) a mediados de la década, tuvimos la posibilidad de acceder a unas actividades de formación que se realizaban cerca del centro de trabajo o incluso en el mismo, y que además eran gratuitas. Pero también teníamos otras ventajas: poco a poco, esos centros fueron dotándose de materiales y recursos didácticos de todo tipo, que no solíamos tener en los centros y que podíamos llevar en préstamo. Y, por último, pero no por ello menos importante, teníamos la oportunidad de encontrarnos con cierta frecuencia con otros compañeros, colegas de la zona, con los que podíamos comentar, intercambiar ideas y sugerencias prácticas, y construir juntos “saberes compartidos”.

Siempre me ha gustado pensar que los Centros de Profesores y Recursos (CPR) y los Centros de Apoyo al Profesorado (CAP) que vinieron después, recogieron la herencia de aquellos primeros CEP, a pesar de las cosas que se quedaron por el camino. Al menos para el profesorado creo que fue así, porque las necesidades de formación de los que continuamos asistiendo a ellos, para estar al día y relacionarnos con otros profesionales, seguían siendo las mismas, aunque algunas de las circunstancias hubieran variado.

En la Comunidad de Madrid se ha mantenido esta red de de Formación Permanente cercana a los centros durante más de 20 años, con Administraciones de distinto signo político. Ahora la Consejería de Educación dice que la va a “modernizar”, cuando lo que ha decidido ha sido sencillamente suprimirla, porque hasta el más benévolo de los profesores se da cuenta de que sustituir 28 centros por 5 es, dicho en castellano coloquial, lisa y llanamente “cargársela”.

La formación permanente del profesorado, tal como la hemos entendido y vivido –con sus más y sus menos- en Madrid hasta ahora, va a desaparecer a 30 de Junio. Muchas inversiones económicas y el esfuerzo de muchísimos profesores que han trabajado en ella a lo largo de este tiempo –como asesores, como coordinadores de actividades, como ponentes, como participantes- se van a tirar por la borda, sin que ni siquiera conozcamos si se ha hecho una evaluación objetiva de qué incidencia o resultados ha tenido, en comparación con otras ofertas de formación para el profesorado que, en los últimos años, se están financiando también con dinero público y que sí se van a mantener.

Yo, al menos, quiero manifestar mi desacuerdo con esta medida, aunque la opinión de una maestra no sea nada para quienes, desde la actual Administración educativa, deberían velar por sus profesores y facilitarles lo máximo posible su formación continua.

Eliade dijo...

Poco a poco están acabando con la esnseñanza pública en la Comunidad de Madrid. Vemos cada día como se desprestigia y devalúa la enseñanza pública en favor de la privatización,que es lo único que veo en el cierre de los CAPs.Se ahorran los sueldos de los interinos,ya que los profes de los CAPs vuelven a sus destinos,y en su lugar montan un chanchullo por el cual los profes tendremos que costearnos nuestra formación que, por otro lado, es obligatoria para percibir los sexenios.
VERGONZOSO

Ángeles Medina dijo...

"Los profesores como intelectuales necesitarán reconsiderar y, posiblemente, transformar la naturaleza fundamental de las condiciones en que se desarrolla su trabajo. Para llevar a cabo su misión de intelectuales, los profesores han de crear la ideología y las condiciones estructurales que necesitan para escribir, investigar y colaborar entre sí en la elaboración de currículos y en el reparto del poder...Necesitan desarrollar un discurso y un conjunto de hipótesis que les permitan actuar más específicamente como intelectuales transformativos. Como intelectuales, deberán combinar la reflexión y la acción" Giroux (1990).
Los CEPs (luego CPRs, más tarde CAPs), con sus luces y sombras, a muchos profesionales de la educación, nos han formado y nos han proporcionado estupendas oportunidades para la reflexión en la acción, para intentar ser intelectuales transformativos, para repensar juntos diferentes formas de abordar la complejidad de las aulas, para compartir "saberes" e intentar poner en práctica nuevas metodologías. Estos centros de formación del profesorado, cercanos a nuestros lugares de trabajo, nos han facilitado materiales, recursos, apoyo, ponentes...que han permitido mejoras importantes de nuestra práctica educativa.
¿Y, ahora, qué?
Sin realizar una evaluación rigurosa de sus actuaciones, sin consultar al profesorado, sin escuchar a los profesionales dedicados a la formación (maestros que conocen bien el contexto escolar, compañeros cercanos que saben lo que sucede en las aulas y comprenden las necesidades de formación que tenemos),sin un análisis serio de los planes de formación...
¡así de un plumazo "se los cargan"!
Pero...¿qué está pasando con la educación pública?
Estamos asistiendo a la hegemonía del “universo mercantil” es el discurso "neocon": rentabilidad, eficacia, competitividad...la educación como un producto más del mercado.
La desaparición de los CAPs es un paso más en este proceso de destrucción (la educación infantil, los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica)de lo público, lo de todos, que se basa en principios como justicia, inclusividad y equidad.
No lo permitamos.
Como señala la mismísima Alicia Delibes en Libertad Digital, "nos robaron la facultad de juzgar las cosas y de tomar decisiones escuchando la voz de nuestra razón e invocando al más puro sentido común."
Eso mismo, no nos dejemos robar la facultad de juzgar, de tomar decisiones racionales, no perdamos nuestro sentido común que nos dice que lo que está sucediendo en la educación pública madrileña es una barbaridad.

Javier Medina dijo...

Hace unos años tuve el honor de ser asesor de formación en el Centro de Formación del Profesorado de Aranjuez. Formé entonces parte de una red de formación en la que descubrí el rigor en el trabajo, la importancia de la precisión y del trabajo en equipo. Una época en la que la falta de recursos económicos debía ser compensada con imaginación, esfuerzo y dedicación. Contribuí modestamente a acercar la formación al profesorado. Ya en aquellos tiempos se establecieron líneas de trabajo pioneras que ahora se quieren "reinventar": teleformación a través de videoconferencia, proyectos de formación en centros, potenciación de la investigación del profesorado y de los equipos docentes, utilización de internet, las TIC y los medios audiovisuales como un espacio para la creación y la experimentación didáctica,... Ese derecho e implícita obligación del docente de mantenerse actualizado en su formación podía conseguirse porque los CPR y luego los CAP, supieron estar cerca del profesorado, conocer con detalle los centros, sus demandas, las características de sus profesores, la urgencia de sus necesidades,... y planificar acorde a estas variables una oferta formativa lo más adecuada posible.
Señora Aguire, querer eliminar de golpe toda esta historia, despreciar todo este esfuerzo, es, cuando menos, una ignominia, algo impropio de un gobierno democrático. Un talante negociador, de intercambio de ideas, de consulta a los usuarios y a los mediadores de cualquier servicio, parece un requisito imprescindible para garantizar que se gobierna PARA el pueblo y no a espaldas del pueblo.
Señora Aguirre, constituye un insulto a la inteligencia de todos los profesores el querer disfrazar su política de desmantelamiento, de paso hacia adelante. Es más un salto al vacío. ¿Cuánto le costará al presupuesto público destruir o recolocar lejos de sus profesores todo el material que actualmente constituye la base documental y de recursos que conservan los CAP? ¿Cómo conseguirá un profesor ahora ese recurso para su actividad de aula, esa formación específica, el apoyo a una iniciativa formativa singular y específica de su centro? Resulta un insulto pretender reinventar constantemente la realidad.
Escuche, con humildad, la voz del pasado. De ella extraerá valiosas lecciones que le ayudarán a construir un futuro.
Cuente en sus planificaciones con los profesores. No utilice la educación como arma arrojadiza en sus luchas políticas. Nos merecemos sentirnos gobernados por políticos que nos representen, no que usen su privilegiado espacio social para el abuso de poder, para imponer sus ideas sin dar espacio al consenso o a la negociación.
Señora Aguirre, rectifique su política de centralización, su política de falta de diálogo.
La educación pública está en juego. Es su obligación velar por el bien común, por la enseñanza pública. De lo contrario el deterioro progresivo de este tesoro social será su especial y triste contribución a un retroceso que amenaza con comprometer gravemente las esperanzas de un futuro en el que cualquier madrileño tenga derecho a la mejor enseñanza posible, algo que venía siendo garantizado por nuestro sistema público de enseñanza.

Arancha dijo...

Es increíble.
¿Qué pretenden adoctrinarnos en sus ideas en los 5 centros que han dejado para formarnos? ¿Que no podamos ir hasta alli, porque nos tomaremos una hora omás en transporte público (y en algunos casos en privado)? ¿Que como nos van a adoctrinar y no nos va a gustar dejaremos de formarnos en sus centros? ¿Que terminen cerrándolos todos?
En fin, la política privatizadora que hoy les toca a unos, pero mañana nos tocará a otros.
Pero claro, lo importante es que los docentes se manifiestan en pequeño grupo y por que quieren que les suban el sueldo.
¿Cuando va a parar esto?
Basta ya

MARÍA dijo...

Quería saber cómo haceros llegar las firmas que hemos recogido "en papel" en contra del cierre de los CAP. No está activo el enlace para firmar en el blog.
Gracias
Saludos
María Raposo

Patxi dijo...

¿Consenso?
El pasado sábado en EL PAÍS aparecía una noticia relacionada con el nuevo plan de formación para los docentes de la Comunidad de Madrid. En dicha noticia el Director General de Mejora de la Calidad de Enseñanza, D. Xavier Gisbert, asegura que la remodelación de la red de formación ha sido consensuada. Sin embargo, los asesores y trabajadores de centros de apoyo al profesorado con lo que hablo EL PAÍS lo niegan. (EL PAÍS, sábado 7 de junio de 2008. Aguirre desmantela la red de formación de profesores)

Entonces a mi me surge una pregunta, inocente quizá. ¿Con quién ha consensuado D. Xavier Gisbert la remodelación de la red de formación?

Si no ha sido con los asesores y los trabajadores de los centros de apoyo. ¿Con el profesorado?, ¿Con las diferentes comunidades educativas?, ¿con los partidos políticos? pero, ¿realmente lo ha consensuado con alguien?

A lo mejor D. Xavier Gisbert no sabe lo que significa la palabra "consenso".

consenso.

(Del lat. consensus).

1. m. Acuerdo producido por consentimiento entre todos los miembros de un grupo o entre varios grupos.

(Fuente www.rae.es, la negrita es mía)

Por lo tanto, el nuevo plan de formación debería haber sido "consensuado" con todos los miembros del grupo o grupos a los que afecta este nuevo plan.

http://edukoteka.blogspot.com

Francisco Javier Bernad Morales dijo...

Es muy triste lo que está sucediendo con la educación en Madrid: privatización de centros públicos, degradación de las escuelas infantiles, desaparición de los EOEP, desmantelamiento de la red de formación. El gobierno de Esperanza Aguirre legisla a partir de una visión de la realidad deformada por anteojeras ideológicas, por prejuicios sustentados en la bronca y el insulto perpetuos de gentes como Federico Jiménez Losantos. Toma por liberalismo lo que no es más que odio hacia el sector público y desprecio por sus trabajadores. La educación, la sanidad, ¿qué vendrá luego? padecen la enfermiza desconfianza de las autoridades que deberían gestionarlas al servicio de los ciudadanos.
He sido durante dos años asesor en un CAP y dejé el puesto porque deseaba retomar el contacto directo con los alumnos. Fue, no obstante, una hermosa experiencia, gracias a la cual entré en contacto con un gran número de compañeros a los que, en la medida de mis posibilidades intenté ayudar en la difícil labor de actualización en Tecnologías de la Información y la Comunicación. Queda el mal recuerdo de las maneras bruscas y despóticas, lindantes con la falta de respeto con que nos trataba a los asesores la Consejería de Educación.
Seminarios y grupos de trabajo quedarán relegados al olvido, los cursos ya no se planificarán tras escuchar las demandas e inquietudes de los profesores; tampoco los impartirán personas con experiencia docente.
¿Por qué nos resignamos?

Angelillo dijo...

Aunque esté recientemente jubilado como Maestro de Primaria y Coordinador TIC de un Centro Público, por ello "no jubilaré nunca mi apoyo continuo a la enseñanza pública y mis críticas a las gestiones despóticas de los gobernantes de turno", sobre todo, cuando pretenden menospreciar y perjudicar la enseñanza pública, donde he encontrado magníficos compañeros que han puesto todas sus energías para engrandecerla con la calidad de su trabajo diario, al tiempo que, con el dinero público, intentan beneficiar la enseñanza privada y concertada.
Es una pena que esta Esperanza (la Presidenta de la CAM) sea tan "aguerrida" para este objetivo que se ha propuesto, en lugar de dar nueva "esperanza" a todos los docentes públicos de que se les van a solucionar sus problemas laborales, económicos y de formación continua (donde los CAP's tienen un papel importantísimo), al mismo tiempo que el diseño y programación de una buena educación a los alumnos para unos cuantos años, suficientes para poder ser evaluada, sin olvidar la problemáticas de los alumnos supradotados, de necesidades educativas especiales, tgd's, inmigrantes, etc.
Resumiendo, ¡NO al cierre de los CAP'S! y ¡NO al tejemaneje de la Presidenta y de la Consejera de Educación de la Comunidad de Madrid!
Ángel Díaz Fuentes
Valdemoro (Madrid)

Anónimo dijo...

Ayer por la tarde clausuré como asesora lo que será la última actividad de formación del CAP de S.L de El Escorial.Un CAP pequeñito,5 asesores sin administrativo, ni conserje, ni sede, ya que llevamos decadas(nosotros y los que nos prcedieron) de ocupas en un localillo de la concejalía de la mujer. Durante estos 7 años,no tengo las cifras delante, miles de educadores(todos, maestros y profesores)han participado con nosotros en las multiples modalidades de formación que tod@s conoceis.Pero ahora sobre todo pienso en el CRA que sobrevive en el límite de la Comunidad, en las diminutas casitas de niños de los pueblos más bonitos y peor comunicados,en los coles sobrepasados de ratio con inspectores persegidores de maestr@s que quieren respetar las necesidades de los niñ@s,en nuestras maltratadas y vapuleadas escuelas infantiles, una de ellas(Trebol) que cumplió la pasada semana 25 años de buenhacer, a punto de extinguirse por las exigencias de los nuevos pliegos...
Pienso en tod@s ell@s y en mi, en que será de nosotros cuando no tengamos en el horizonte la posibilidad de la palabra compartida,la escucha cómplice,la suerte de hacer amig@s tomando un café, construyendo compromisos y esperanzas, convenciendonos de que junt@s es posible "esta profesión de pensar a lo grande".
Ayer noche regresé a mi casa tarde, como siempre que finaliza una actividad y lo celebramos. Era un acto de despedida, pero no pudimos despedirnos, no podemos creernos que esto se acabó, ¿por que? me preguntaban much@s, porque a pesar de lo humilde de la tarea, de lo mejorable,de los últimos ramalazos de persecución y censura, somos una red de sosten y apoyo, uno de los pocos recursos con el que la escuela pública aún podía contar.
No dejemos que lo aniquilen con impunidad.
Manuela

Anónimo dijo...

Esta es una ley injusta y que nos produce gran dolor. Pero rectificar es de sabios. Todavía estan a tiepo...

mediterranea dijo...

Es tal la rabia que llevamos dentro, que seguro nos va a permitir seguir luchando. Primero fueron a por las Escuelas Infantiles, después por los CAPs, despues los EOPs y seguirán con los EATs (nos suena?....luego vendran a por mi y ya no habrá nadie......

No podemos desanimarnos, tenemos que estar en todos aquellos lugares donde haya una propuesta. El encierro de la Junta de Portavoces en Leganes, sirvio para estar juntos y sosegarnos, pero no pararnos. Un abrazo muy fuerte a tod@s los que luchamos por salvar lo público

Anónimo dijo...

Esto se veía venir ya desde que los CPR los pasaron a llamar CAP. Era una muerte anunciada. Y lo peor, es que no hemos hecho nada para impedirlo. Y no estamos a tiempo, porque hay muchos en la enseñanaza pública que no se lo creen. Cinco años estuve en un CPR, dos más en su transformación a los CAPs. Y ya estamos en el penúltimo paso hacia la privatización de la formación del profesorado, de obligada oferta por parte de la administrción y un derecho para el profesorado (si se lo paga). Llegaremos a ello.

Anónimo dijo...

A estas horas del miércoles no se si algún asesor de CAP estará disponible, pero la idea es la siguiente:Como much@s ya sabeis, mañana a las 12,00h(por fin a esta hora, aunque estaría bien estar un poco antes)convocada una concentración en la puerta de la asamblea de Madrid para entregarle "las notas de su gestión con la educación pública a Esperanza".Compañeras de la Plataforma por la defensa del 0-6" que se muestran imbatibles van a entregar una calabaza a la doña y me han llamado proponiendonos que algún asesor acudiese(con camiseta negra) y entregase una hoja informando de nuestro rechazo al desmantelamiento(por ejplo el manifiesto elaborado para la recogida de firmas)Se ha llamado a CQC y sería interesnte estar presentes.Yo he contactado con un asesur que tien una movida en su AYto y que no sabe si de dará tiempo a llegar. ¿Hay algún asesor/a que pueda acudir? O exasesor o novi@ de asesor... yo desde el Escorial lo tengo dificil pues ya me había comprometido a una reunión por la mañana.Si conoceis a algun@ comprometido de Madrid, sería lo más sencillo.
Bueno pues eso, es un golpe de efecto que estaría bien.
Manuela

Rafael dijo...

Desde hace tiempo...la formación en centros es en donde es posible la reflexión. Así, la transformación de las actuaciones concretas por medio de la formación permite ver el cambio. De esta manera los centros son lugares donde todos y todas aprenden. El nuevo modelo tan "lejano" y además "generador de ideas" impide este tipo de acciones. Las ideas son de todos y sobre todo para y de los niños y niñas (cuya formación y desarrollo conviene explicitar con la reflexión), no de un grupo de engominados que no sabiendo valorar el poder transformador de la formación, no pueden tener mas ideas que la concretada en una medida mercantilista. LA FORMACION, LA EDUCACION no SE VENDE

Anónimo dijo...

Me duele la RED DE FORMACIÓN, me duele que desaparezca. Me duele el CAP de VALLECAS, donde tuvo el honor de colaborar desde mi centro docente, como Responsable de Área y Ciclo allá por los años 88 y 89. Más tarde como Asesor. Me duele la desmovilización del profesorado. Me duele pensar en las horas, días y fines de semana con vacaciones incluídas que muchísimas personas dedicamos a poner en marcha la RED DE FORMACIÓN, primero del MEC (gracias PILAR P.M., gracias Paz, gracias Fernando, Eduardo, ángeles, Luci...son tantos y tantos.
Me duele pensar también, en las horas dedicadas a la Nueva RED de la Comunidad de Madrid, que a pesar de las contínuas peleas con Alicia, Alberto.... conseguimos que algo funcionara, y siempre pensamos en que vendrían tiempos mejores y conseguiríamos los cambios necesarios para que volviera a ser LA RED DE FORMACIÓN.
Me duelen los siete años dedicados a la formación permanente y que ahora quedan totalmente olvidados.
Me duele la ignorancia de los que mandan porque no dirigen: MANDAN, y encima son atrevidos. Ya sabemos que la ignorancia es muy atrevida.
Me duele la pasividad de una gran mayoría de asesores y asesoras que están pensando más en el cómo que en el qué.
Me duele....

Anónimo dijo...

Poco puedo añadir a lo dicho por los demás compañeros. Yo también lo confieso, fui asesora de CPR, me ilusioné con la formación, conocí a personas maravillosas que trabajaban sacando tiempos de aquí y de allá por ir mejorando su tarea docente, formé parte de grupos de trabajo, de seminarios, de proyectos de formación en centros, de proyectos de innovación, de cursos,... la propia Sra. Aguirre, siendo Ministra de Educación, nos entregó un premio, a nosotros, un pequeño grupo de profesoras que nos habíamos puesto a reflexionar, a innovar, a crear, y nos felicitó por nuestro trabajo ¿se trataba de algo vacío, un vano acto político? ¿se lo creía cuando estrechaba la mano de los docentes alentándonos a seguir trabajando por mejorar la escuela pública? Inocente de mí, yo sí me lo creía.
Me deja sabor amargo este tipo de decisiones, como a todos vosotros imagino, tomadas al margen de los educadores, de los que no nos conformamos con hacer siempre lo mismo, de los que creemos necesario adaptarnos a los tiempos, seguir "enganchados" a nuestros chavales, ilusionados por el gran papel social que tenemos.
Si se trata de ahorrar, ¿no se puede hacer de otra manera? ¿o no se trata de eso solamente?
En fin, confío en que no consigan ni con esto, ni con ninguna otra medida, que perdamos el espíritu que hasta ahora nos ha movido para hacer lo que hacemos, ni más ni menos, alimentar la esperanza del futuro.
MJ. Morales

Anónimo dijo...

Fui testigo del nacimiento de los CEP en los años 80, en aquel momento era una "aprendiz de bruja" y vi la ilusión que se puso, la búsqueda de un modelo válido, la idea de que el propio profesorado fuera el artífice de su formación y que esta no estuviera en manos academicistas. Quiero hacer un homenaje a Pilar Pérez Más y su equipo.
Ahora ya no soy una aprendiz, soy una bruja formada en los Centros de Profesores y otros foros y soy capaz de leer las cartas. En estas veo una desmantelación de lo público, un camino hacia lo academicista, lo privado, lo simple, ...
no me resigno a mandar un RPI porque sigo creyendo y luchando por aquello que nació en los años 80.

Anónimo dijo...

La arrogancia y chulería de este personal no parece tener límites. A las quince preguntas que los sindicatos le hicieron a Gisbert sólo contestó a tres para decir, en la línea de siempre, que el modelo de formación está caduco, y no sólo no es rentable, sino ruinoso. El que traen ellos es mejor, mucho mejor. No se sabe cual es, pero "os contentará a todos". Me acuerdo de Alicia Delibes cuando nos contaba una y otra vez la misma anécdota para hablar de educación y recursos: ella que le daba clases particulares de matemáticas a un chaval, le pidió que se comprara un lapicero con las tablas de multiplicar. Lo contaba como un hallazgo, como si hubiera descubierto la pólvora. Ese debe ser el modelo. En mis treinta años de docente jamás creí que volviéramos al tiempo de las cavernas, que la mediocridad pudiera gobernar con tanto apoyo.

Cascayu dijo...

M e duele la desaparición de los CAP pero más me duele que tanto autor de blog de la C.A.M que aprendió a realizar sus páginas desde estos lugares no sea capaz de poner un post en sus entradas criticando la situación. ¿Por qué tanto miedo?
Personalmente mi recuerdo para Pilar, Julio, Eutiquio – que pensará desde las alturas- que nos dedicarón tiempo y cariño a los TIC de Móstoles.

Anónimo dijo...

Hoy hemos tenido una reunión donde se nos ha informado de la situación actual de los CAPs y de cómo se intuía que se iba a desarrollar el próximo curso y he alucinado en colores. Me parece una aberración que nos quieran vender la moto de que lo que va a venir a partir de ahora va a ser la bomba cuando de sobra sabemos que tan sólo es por cuestiones económicas y por intereses ajenos,en todo caso, a la educación. Si ya antes con un mayor número de CAPs en algunos cursos te quedabas en lista de espera ¿Qué pasará ahora que esa formación se va a desarrollar en un sólo CAP por DAT?
Hoy han hecho referencia a un comentario que hizo un alto cargo de la Administración alegando que: " (...)La formación en las universidades y con exámenes". Me ha resultado irónico porque lo que yo he aprendido ha sido gracias a los diversos cursos que he realizado en los centros de formación y no en la universidad donde la formación que se nos dá está muy alejada de la realidad de las aulas. ¿Por qué en vez de dejar las cosas que funcionan bien tal y como están y mejorar sólo los aspectos que lo necesiten, desmantelan toda la red? ¿Y qué va a pasar con todos esos cursos que nada tienen que ver ni con el bilingüismo ni con las TICs, sino con la creatividad, la plástica, la resolución de conflictos, los alumnos con NEE o atención a la diversidad, y que no se pueden hacer on_line, nos vamos todos al único CAP que nos han dejado por subdirección? ¡Me parece increible!
Poderoso caballero es D. Dinero...

Carlos dijo...

Esto en cualquier lugar del mundo se llama "puñalada trapera", a traición, por la espalda, sin diálogo, de tapadillo, con nocturnidada y alevosía... Así se gobierna Madrid.
Los CAP han sido ahora los "agraciados", luego los EOEP .... ¡¡¡Cuidado que se acercan!!! y no van a avisarte.

rafael garcía dijo...

Llevo 20 años en esta bendita profesión de la enseñanza. Supongo que aún no lo he visto todo, pero, con lo que llevo visto, y sin acritud hacia nada ni hacia nadie, tengo que confesar que he pasado del entusiasmo por mi labor en el marco de una educación pública, entendida como un bien social, un derecho y una aspiración de una sociedad libre y justa... al descreimiento más absoluto...
Me resulta deprimente contemplar cómo, a lo largo de estos últimos 20 años, la Educación Pública ha sido poco más que un baúl donde depositar promesas electorales, que luego ha sido embarcado en un tren hacia ninguna parte.
Lo malo es que ese tren ha cambiado de dirección con cada gobierno, y cada uno ha tomado los mandos y lo ha dirigido como ha querido (sin contar con los demás), proclamando a los cuatro vientos que sus ideas son las mejores, o que son las más rentables, o vaya usted a saber...
El caso es que me queda la sensación de que la educación es una pelota de ping-pong que cada gobierno, cada administración autonómica, cada mindundi que ha podido golpear, la ha golpeado...
Los sindicatos, los partidos políticos, los políticuchos de tres al cuarto, y sobre todo, los intereses partidistas y económicos han arrollado nuestro sistema educativo hasta convertirnos en el furgón de cola de Occidente...
Esta desaparición de los Cap, ignominiosa, dictatorial, con nocturnidad y alevosía, no es más que un eslabón más de la cadena..
Solo que esta vez desaparecen centros que han sido cruciales en la formación directa del profesorado, con esos valores que tanto proclamábamos, de aprendizaje significativo (¿recordáis?), cercanía y motivación. Unos centros que también han contribuido a unirmos, o a darnos la posibilidad de tener espacios comunes... Un "divide y vencerás" más en esta historia...
En fín, creo que entre todos la matamos y ella sola se murió...
De acuerdo con que la política educativa de esta Administración está siendo nefasta y tendenciosa, e incluso dictatorial...
Pero no conviene olvidar que el asunto de la educación es de todos y para todos.
¿Es que en este bendito país no vamos a tener capacidad de acordar un modelo de educación y de formación estable para todos?

Tendríamos que exiliar a toda la clase política de este país, nacionalistas incluidos y los primeros, para empezar a vislumbrar una salida... Eso me temo.

Anónimo dijo...

Propuesta de varios CAP para su inclusión en las memorias de las Subcomisiones Técnicas y de los propios CAP.


Ante la confirmación del desmantelamiento de la mayor parte de los Centros de Apoyo al Profesorado de la Comunidad de Madrid (23 de los 28 actuales), los asesores de formación del Equipo Pedagógico del CAP …. manifestamos nuestra indignación y disconformidad con esta decisión, ya que conllevará la pérdida de oportunidades y de calidad en la formación del profesorado de nuestra Comunidad Autónoma.

Al desaparecer los actuales CAP el profesorado se verán privado de las importantes prestaciones que hasta ahora estos centros públicos de formación vienen ofreciendo, entre ellas:
- La puesta a disposición de los centros educativos de una serie de recursos didácticos y tecnológicos, fácilmente accesibles y gratuitos.
- Un lugar que posibilita el encuentro del profesorado y facilita el contacto entre colegas con el fin de intercambiar conocimientos, experiencias e inquietudes. Modalidades formativas basadas en el intercambio, como las jornadas, Proyectos, Seminarios, etc.
- La posibilidad de un asesoramiento profesional singularizado, cercano y rápido, atendiendo a los centros de referencia, que tan buena acogida tuvieron en el este CAP y lo excelente de su funcionamiento
- Una oferta formativa variada, plural, contextualizada y adaptada a la zona y a las necesidades de los centros educativos, que son directa y sistemáticamente recogidas por los CAP a través de los Representantes de Formación, cuya labor ha sido excelente.
- Unas instalaciones y recursos a disposición del profesorado, la Administración y la Inspección educativas, así como de otras instituciones y organismos con los que el CAP ha colaborado: Ayuntamiento, Mesa de Salud, Profesores Jubilados, etc.

Estos y otros aspectos pueden únicamente ser garantizados por una red pública de formación permanente del profesorado, que debería basarse en la diversificación y la descentralización, con sedes próximas a los centros y en la que puede participar todo el profesorado.
La actual red de Centros de Apoyo al Profesorado (CAP), ha tenido un funcionamiento adecuado y su desaparición, que no responde a criterios de eficacia, supondrá una notable degradación del nivel de calidad de la formación del profesorado. Desmantelar una infraestructura como ésta, en la que durante más de veinte años se han sumado esfuerzos, conocimientos y experiencia del profesorado y de las diferentes administraciones educativas, es un proceso difícilmente reversible.

Desde nuestro Equipo Pedagógico hemos querido reivindicar el derecho y la obligación que los profesionales de la educación tenemos de debatir sobre lo que constituye la esencia de nuestro trabajo y sobre aquello en lo que, además, somos –junto con otros profesionales- los principales expertos.

Hemos estado en este CAP defendiendo el derecho a discrepar, a discutir entre nosotros, a saber lo que hacemos en Madrid y lo que se hace fuera. Año tras año, en las elaboraciones de las Memorias hemos plasmado, habiendo sido felicitados por ello por la Dirección General correspondiente (ahora de la Mejora de la Calidad de la Enseñanza) nuestra obligación de aprender y de mejorar cada día nuestro trabajo. Hemos estado en un proceso de continua reflexión, sobre la formación permanente que fuese mejor para los docentes del ámbito de influencia del CAP y ahora comprobamos como la educación en la Comunidad de Madrid se está convirtiendo en un erial.


Sólo queremos decir que cuando la actual Administración de la Comunidad de Madrid ataca nuestra dignidad como trabajadores, como profesionales y como personas, lo único que hace es convertirse en mucho más indigna de lo que ya es.

Que cuando actúa con una total falta de respeto a cualquier persona o colectivo pierde poco a poco su derecho a ser respetada o a ser considerada respetable.

Que cuando elude el debate, la opinión, la crítica y la razón se convierte todavía en más prepotente, intolerante, acrítica e irracional de lo que ya es.

Que cuando realiza propuestas, toma decisiones o impone cambios lo único que hace es revelar su mediocridad, su falta de preparación técnica y su visión de la educación mercantilista, antigua, reaccionaria y, a la postre, perjudicial para todos y cada uno de sus usuarios.
Por último, resaltar que ante el desconocimiento de la Orden que configurará la nueva estructura de formación permanente de la Comunidad de Madrid, que en ningún caso sería ya RED DE FORMACIÓN, el Equipo Pedagógico del CAP de…….., no puede hacer aportaciones de mejora ni sugerencias para el funcionamiento de la nueva estructura que se vaya a crear. No habiendo evaluado la actual Red de Formación no es posible hacer propuestas de mejora para algo que se desconoce.

Madrid 20 de junio de 2008



EQUIPO PEDAGÓGICO DEL CAP ………………..

Anónimo dijo...

Una auténtica vergüenza lo de esta administración. NO hacen nada bueno por nosotros, y todo aquello que funciona bien lo quitan. Y luego quieren que la gente se recicle. Increible!!

Javier Segura dijo...

Debilitar lo público nunca es saludable (o cuando se corta la luz a la escuela y sanidad públicas)

La indignación que me produce saber que la Consejeria de Educación de la Comunidad de Madrid ha cortado el suministro eléctrico a la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos "Giner de los Rios", como un paso mas de su politica de acoso contra este baluarte de la enseñanza publica de calidad, me anima a que dediquemos un espacio de reflexión a la idea de que la Salud Publica, la Salud Colectiva, no se fortalecerá con el debilitamiento del patrimonio común que tenemos en areas como salud, educación, servicios sociales, etc.

Esta medida es una más de las que venimos sufriendo este tríste año 2008, tomada por el gobierno regional de la Comunidad de Madrid, presidido por Dña Esperanza Aguirre. Despues de la privatización de los servicios de primera linea (asistencia sanitaria y colegios), le ha tocado el turno a los dispositivos de apoyo. Asi hay que intrepretar la desaparición de la Dirección General de Salud Pública, la supresión de la red de apoyo al profesorado (Centros de apoyo al profesorado-CAP) y ahora el acoso a la FAPA

leer más en el blog "Salud Pública y algo más": http://weblogs.madrimasd.org/salud_publica/
archive/2008/09/09/100505.aspx

Un abrazo solidario

Javier Segura

médico salubrista

Sara dijo...

He colaborado en varios CAPIs de diferentes comunidades y puedo asegurar que han dado vida a los pueblos. Creo que son necesarios. Se forma a personas que necesitan internet para sus gestiones (autónomos, pequeños empresarios ... ), a jubilados y otros adultos a los que se les abre un nuevo mundo de ilusión y conocimiento, son el centro de encuentro de los chavales en los pequeños pueblos. Cerrarlos en la Comunidad de Madrid me parece un retroceso y una injusticia.